Hay quién nace teniendo clara su vocación. Otros, en cambio, se lo piensan bastante durante su vida estudiantil y acaban decidiéndose en los años de Bachillerato. Una vez tenemos claros los estudios que debemos cursar para llegar a nuestra meta, quedan otros factores que hay que examinar: las universidades y la nota de corte para acceder al Grado (de las que os hablábamos en el artículo anterior), el precio de la matrícula, las plazas que oferta o las mejores universidades para cursarla. 

La calidad de su docencia (y del profesorado), la investigación científica, el nivel de desarrollo tecnológico y, sobre todo, el nivel de especialización y de empleabilidad al terminar la carrera son algunos de los factores que los jóvenes tienen en cuenta para decidirse por una universidad u otra para cursar sus estudios. 

 

 

Junio quizá sea para los estudiantes (tanto universitarios como no) el mes más estresante del año. Aunque después del esfuerzo llega la recompensa (y las tan merecidas vacaciones estivales), durante los días de exámenes acompañan los nervios y la ansiedad. Los universitarios están más acostumbrados a ellos tras bastantes exámenes a cuestas. 

En cambio, para los jóvenes que salen de Bachillerato y se tienen que enfrentar a la PAU (Pruebas de Acceso a la Universidad), que este año se realizará entre el 6 y el 15 de junio (dependiendo de cada comunidad autónoma), resulta algo más complicado afrontar esos tres días de intensos exámenes para poder conseguir bastante nota y con ella una plaza en la carrera de sus sueños y en una buena universidad. 

En el Grado en Farmacia, como en todos los grados del ámbito de las Ciencias de la Salud, suelen requerir bastante nota (la más alta ronda los 12 puntos). Si tu objetivo es trabajar en el mundo farmacéutico, en este artículo recopilamos las notas de corte para este año del Grado en Farmacia de las universidades públicas españolas. 

 

 

 

No fumar en eventos sociales que conllevan algún tipo de celebración, como las bodas, bautizos, comuniones, cualquier otra fiesta que compartamos con la familia o amigos o las comidas y cenas de empresa supone un gran reto para ex fumadores recientes (cuya ansiedad ante la olor del tabaco será mayor que la de una persona que lleva años sin fumar) o para aquellos que se encuentran en proceso de dejar de fumar.

Los nervios y el estrés de los preparativos (en el caso de estas grandes celebraciones familiares) son un factor para que la ansiedad nos invada y nos aboque al deseo de llevarnos un cigarrillo a la boca. La presión social, el encuentro con personas que hace tiempo que no vemos, el mantener una conversación en la puerta del restaurante o de la iglesia, o de una noche de fiesta cualquiera también pueden conllevar que nos rindamos ante nuestro deseo de llevar una vida sin humos.

 

Cuando nos sentamos a la mesa no lo hacemos sólo con el propósito de saciarnos y llenar el estómago: también comemos por el puro placer de comer (de ahí las comilonas excesivas). También hay personas que comen (sobre todo snacks y chocolatinas) cuando la ansiedad hace su aparición. 

Aunque el objetivo de la ingesta de alimentos es ganarle la batalla al hambre para que nuestro organismo recargue energía, no siempre vigilamos lo que comemos, ingiriendo calorías vacías, lo que puede traducirse en un aumento (a veces bastante considerable) de peso en nuestro organismo y en problemas de salud (obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes…) y también de salud digestiva (nauseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, hemorroides, cálculos biliares, colitis, tumores, entre muchos otros).

Además de prestar atención a cómo reacciona el organismo cuando ingerimos ciertos tipos de alimentos (la leche, por ejemplo, puede provocar diarrea a los intolerantes a la lactosa), también podemos vigilar las calorías de los alimentos para cuidar nuestra alimentación. 

 

La obesidad podría contar con una solución más y parece que definitiva. Al menos, las investigaciones realizadas con celastrol parecen indicar que puede ayudar a combatirla. ¿Qué clase de planta es ésta? Para tratar el sobrepeso se habla mucho de las propiedades diuréticas del té verde y la cola de caballo, además de otras hierbas saciantes, pero el celastrol apenas se ha mencionado. Sin embargo, en la medicina tradicional china se usa muchísimo para tratar enfermedades autoinmunes y antiinflamatorias, como la psoriasis y la artritis.  

Hay marcas que nos acompañan desde hace una vida, independientemente del cambio de los tiempos. Nos recuerdan a siempre, confiamos en ellas y nos inspiran calidad, la calidad que hemos utilizado desde pequeños. Isdin es una prueba, una crema con la que hemos crecido y que, ahora, también podemos encontrar en farmacia online, porque no importa cuántos años hayan pasado y cuánto se hayan transformado los canales de distribución, lo importante es saber adaptarse a ellos: la industria farmacéutica y las farmacias están manos a la obra.

Y, siguiendo este caso, al otro lado de Isdin se encuentra FarmaCrema que lleva en el sector más de 30 años. Su historia comienza abriendo su farmacia física una familia en la provincia de Albacete, Farmacia, Parafarmacia, Laboratorio y Ortopedia Felqueras Beteta, en 1980. Desde sus inicios en la ciudad ha trabajado con las marcas más importantes, tanto de la industria farmacéutica como de parafarmacia, ortopedia, nutrición infantil o productos de higiene.

En este sentido, transformar un negocio físico ya existente, gestionado por expertos, a uno digital, de e-commerce es un salto importante, pero también necesario para poder completar su servicio y adaptarse a los nuevos tiempos y nuevas necesidades, generando confianza a los usuarios al saber que no es una simple tienda online si no que, detrás, hay un gran equipo humano que cuenta con una consolidada trayectoria en el sector farmacéutico.

Todos sabemos qué es una farmacia. Sin embargo no siempre queda tan claro qué es una “parafarmacia”. Es posible que en ambas encuentres lo que buscas en un momento determinado pero no solo es cuestión de diferencia en el nombre sino también en el contenido, no es lo mismo una farmacia que una parafarmacia.

En la farmacia, como todos sabemos, podemos encontrar medicamentos. En muchas ocasiones podemos ver algo más que pastillas, cremas y jarabes. Suele haber cremas, productos relacionados con la higiene bucal y geles de baño, por ejemplo. Sin embargo, estos productos puedes comprarlos en más sitios. Los medicamentos solo los encontrarás en la farmacia.

La parafarmacia no cuenta con medicamentos. Cuenta con productos medicinales pero no con medicamentos. Puedes encontrar cremas, productos de higiene bucal, productos de primeros auxilios, de ortopedia e infinidad de opciones relacionadas con nuestra salud pero en las que no ha tenido que intervenir un médico para su receta. Podrás encontrar todo tipo de cosméticos en una parafarmacia, cremas de protección solar, vitaminas naturales…

 

 

Hay ciertos tipos de medicamentos cuya venta y consumo están prohibidos en algunos países y, sin embargo, en otros países están autorizados.

¿Por qué ocurre esto? Depende de la genética y del estilo de vida de cada pueblo y sociedad, ya que no tendrían los mismos efectos en unos y otros y, los fármacos que para un pueblo son efectivos, para otros podrían traer consecuencias negativas y graves para la salud. Además, muchos estudios recientes confirman que muchos de ellos pueden traer más enfermedades que remedios... 

Especial cuidado con este tema deben tener los deportistas profesionales y de élite, ya que la composición de ciertos fármacos autorizados en sus países de origen pueden estar prohibidos en otros (incluso considerarse drogas) y no podrán aprobar o pasar con éxito las pruebas de los test antidopaje que se realizan antes de las competiciones. También los turistas al pasar por los controles de los aeropuertos.

 

A todas las personas nos gusta cuidarnos y lucir bien tanto por dentro como por fuera. En especial, prestamos mucha atención a la piel de nuestro rostro. Para cuidarla es fundamental mantener una alimentación sana y una correcta hidratación (beber dos litros de agua al día como mínimo), evitar el tabaco (que estropea mucho el cutis), desmaquillarnos con productos específicos y que cuiden el pH de nuestra piel… 

Además de todo esto, en el mercado hay una amplia gama de cremas faciales para tratarla e intentar disimular las imperfecciones. En la sección de belleza de supermercados e hipermercados encontramos, además de las marcas blancas, muchas otras más conocidas (Olay, Nivea, Garnier…) que seguramente conocerás de haberlas visto anunciadas en televisión o en revistas, además del marketing que puedan hacer de ellas muchas bloggers, youtubers e influencers al probarlas. 

Pero en farmacias y parafarmacias hay fórmulas que, aunque son algo más caras, sirven para tratar problemas específicos de la piel como el acnépiel atópica o sensiblemanchas solares o los antiestéticos signos de la edad (arrugas y patas de gallo), a la vez que hidratan y aportan luminosidad al rostro.

 

 

Enrojecimiento de la piel, sequedad, picor, grietas… No todas las manifestaciones inflamatorias que surgen en la piel son alergias: algunas pueden ser una dermatitis. Tanto las reacciones alérgicas como la dermatitis pueden estar causadas por alimentos, medicamentos, contacto con sustancias químicas o con látex, incluso por el agua, aunque muchas veces cuesta hacer un diagnóstico preciso de una u otra (ya que se desconoce la causa) y dar con el tratamiento que precise. Pasamos a explicar algunos de los procesos que se manifiestan en la piel:

Cargando...

Un momento por favor...