Hoy día, cuando conocemos a una persona, lo primero en lo que nos fijamos es el exterior de esa persona.
[email protected], piensan que el exterior lo es todo, ya que como hemos dicho, es lo primero que nos entra por los ojos. Esto mismo, puede llevar al auto-convencimiento y a la creencia de que es cierto, generando una obsesión con el exterior.

Esto mismo, es lo que les pasa a muchos jóvenes hoy día (y no tan jóvenes), que se obsesionan con su exterior, auto-agrediéndose pensando que se van a encontrar mejor, practicando ejercicio en exceso, no comiendo o directamente vomitando después de cada comida.

Lógicamente es algo anormal, pero 2 de cada 100 personas lo hacen, generando un revuelo sobre si lo que vemos en los medios televisivos es realmente lo que nos quieren inculcar, una delgadez extrema para que nos queden bien cualquier 'modelito'.

Algunos empiezan como si fuera una broma, únicamente para 'mejorar' su exterior, otros lo hacen para ser aceptados por otros grupos de personas; pero sea cual sea el caso no deja de ser una obsesión, y evidentemente nada sano para la persona.
Cuando sigue pasando a lo largo del tiempo es considerado una enfermedad, que, dependiendo del caso, normalmente son las llamadas enfermedades alimentarias, como la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa, conocidas por anorexia y bulimia.

- Anorexia: las personas que sufren de anorexia sientes miedo a engordar y tienen una imagen distorsionada de la realidad, ya que sus dimensiones y forma del cuerpo es mucho más delgada de las que ellos aprecian, por ello, no pueden mantener un peso corporal normal. Muchas de las personas que sufren anorexia dejan de comer, hacen dieta o ejercicio físico en exceso con tal de verse más [email protected]
Otras personas, por el contrario, ingieren una gran cantidad de alimentos, para después auto-provocarse el vómito.

- Bulimia: quien padece bulimia suele darse grandes atracones de comida. Posteriormente se sienten culpables, ya que no están satisfechos con sus cuerpos, por lo que se inducen los vómitos, toman laxantes o ejercicio físico en exceso.

Es cierto, que la anorexia y la bulimia son muy similares. Las personas anoréxicas suelen estar muy delgadas y su peso suele ser inferior al normal. Por otro lado, las personas con bulimia pueden tener un peso normal o estar un poco excedidos, pero uno de sus grandes temores es aumentar de peso o sentirse realmente insatisfechas con el tamaño, forma y el peso corporal.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...