Hay juguetes sexuales que, además de darnos placer, pueden ser beneficiosos para nuestra salud. Hablamos de las bolas chinas, un juguete milenario. También llamadas bolas de Geisha o Ben Wa te permitirán, mediante los famosos ejercicios de Kegel, ejercitar y fortalecer tu suelo pélvico. También tienen otros beneficios, aunque antes haremos un repaso sobre cómo usarlas.

 

¿Cómo hacer los ejercicios de Kegel?

Se recomienda usar un lubricante vaginal al principio, además de hacer los ejercicios en casa, ya que la persona necesita sentirse tranquila y cómoda (la posición más recomendada es estirada), además de tener algo de intimidad. Tras cada uso hay que limpiarlas con agua y jabón neutro, además de guardarlas en una caja o una bolsita para que no se llenen de polvo

Una vez introducidas las bolas, se retendrán con los músculos vaginales. Hay que mantener este movimiento de contracción al menos cinco segundos. A continuación, se han de relajar los músculos otros cinco segundos y volver a contraer. Para sacarlas, hay que tirar del cordoncito de silicona por el que van unidas. 

Al principio se pueden hacer unas 15 series para después ir aumentando poco a poco. Expertos en ginecología explican que la primera semana deberían llevarse puestas unos 15 minutos al día y pasar, en las semanas posteriores, a 30 minutos diarios. 

Después, una vez se haya aprendido a hacer los ejercicios, pueden hacerse en otros ambientes: mientras se hace deporte, en el trabajo o, incluso, durante una cena romántica con la pareja. 

 

Beneficios para la salud

Como ya hemos comentado ayudan a ejercitar y fortalecer los músculos del suelo pélvico, pero este hecho a su vez repercute sobre otros.

Evitarás las pérdidas de orina. Con el paso del tiempo y tras los embarazos, el suelo pélvico se debilita, causando pequeñas pérdidas de orina con pequeñas acciones del día a día: caminar, estornudar, reírse o hacer fuerza (en casa, en el trabajo...). Fortaleciendo los músculos, evitarás estas molestas pérdidas. 

Aumento de la lubricación vaginal. Aunque al principio sea necesario un lubricante, la misma vagina se acabará acostumbrando a estos ejercicios y lubricando por sí sola, lo cual será beneficioso en tus relaciones sexuales al sentir menos molestias o dolor durante éstas.

Aumento del placer en las relaciones sexuales. Gracias a estos ejercicios, ganas tono muscular en la vagina, lo que permite ejercer algo más de presión sobre el pene durante la penetración y esto se traduce en más placer para ti y para él. 

Orgasmos más intensos y frecuentes. Al tener mayor tono muscular en la vagina, los espasmos del orgasmo aumentan tanto en intensidad como en número. Si normalmente tenemos entre tres y cinco contracciones durante el orgasmo, ejercitando el suelo pélvico pueden pasar a ser entre 10 y 15.

Aumento de la libido. Como ya hemos comentado, con las bolas chinas, tus relaciones sexuales serán más placenteras, los orgasmos serán mejores y, en consecuencia, sentirás un aumento del deseo sexual que repercutirá también en una mayor autoestima. Y el mismo hecho de usarlas puede aumentar el deseo y la fantasía en las relaciones sexuales.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cargando...

Un momento por favor...